sábado, 5 de octubre de 2013

ECO DISEÑO


ECOLOGÍA + DISEÑO
  
La palabra ECOLOGÍA la creó en 1.866 el biólogo y filósofo alemán, Ernst Haeckel. Es una palabra compuesta por dos vocablos griegos: “oikos” (casa, vivienda, hogar) y “logos” (estudio). Por tanto, Ecología significa “el estudio de los hogares”

Inicialmente, la Ecología era la ciencia que estudiaba las relaciones de los seres vivos con su ambiente (hogar). Con el tiempo, este concepto se extendió hasta abarcar el estudio de las características del medio (ambiente)… incluyendo la materia, la energía y las comunidades biológicas.



La ecología es considerada una rama de la biología, la ciencia que estudia los seres vivos a diferentes niveles: bioquímica, molecular, celular, botánica, micología, etc. En el caso de la ecología, se estudian las poblaciones, las comunidades, los ecosistemas y la biosfera.

Actualmente, es un movimiento muy relacionado con lo político y lo social, que se centra básicamente en 3 cuestiones:

1-La preservación y regeneración de recursos naturales.
2-La preservación de la vida salvaje.
3-La reducción de la contaminación generada por los humanos.
  
Pero pasando un poco de términos, formas y conceptos demasiado rebuscados, yo diría que la Ecología es la acción que implica cuidar el cuerpo de la madre Naturaleza, igual que cuidas el tuyo, con amor, respeto y dedicación.

La palabra DISEÑO viene del latín signa que quiere decir “señal, marca, insignia”. La palabra diseñar aparece en nuestro idioma en 1.535, del italiano disegnare “dibujar” y del latín designare, “marcar, designar”. Pero hasta los años setenta no aparece en el ámbito de la arquitectura, que es cuando se le da un significado “moderno” y se actualiza o re-inventa para subirla de categoría e incluirla “con honores”, dentro del proceso completo de conceptualización, proyección y realización de una obra, objeto o espacio. Algo tan básico como hacer un dibujo inicial –que es por donde empieza todo- se convierte en un “must” que eleva a un nivel superior cualquier objeto.

Casa de diseño, cocina de diseño, ropa de diseño… es la palabra mágica que indica que se sale de lo vulgar, de lo habitual, de lo standard… pero en el fondo está vacía, pues como he explicado antes, diseñar significa dibujar.

La palabra Diseño ha mutado y ya no se conforma con su significado etimológico… ahora es todo un concepto.


  
Entonces… ¿qué es el eco-diseño?

Es una forma de concebir las cosas y objetos a producir; una versión ampliada y mejorada de las técnicas para el desarrollo de productos.

El eco-diseño toma en consideración el ciclo de vida del producto que es un método de análisis y control para determinar el impacto ambiental que tendrá dicho producto durante toda su vida, desde la extracción de la materia prima hasta su desecho o reutilización.  

El objetivo es producir de forma sostenible, a través de un consumo racional de los recursos.

Producir objetos eco-diseñados implica una re-organización social de todos los sectores: extractores de materias primas, empresas de transporte, fábricas, packaging, distribuidores, comercios, empresas de gestión de residuos, consumidores… toda la sociedad está implicada en este cambio.

El eco-diseño estudia los aspectos medioambientales durante todo el proceso de realización de los productos, desde la idea inicial hasta el final de su vida. El objetivo es reducir el impacto negativo en nuestro entorno.

Por supuesto, la técnica de eco-diseñar también debe contemplar aspectos como la utilidad y la seguridad/higiene/salud del usuario, dos conceptos que generalmente se olvidan.

El primero se olvida porque prevalece la prioridad de hacer objetos “de diseño” por puro marketing. Lo verde, vende. Son esos productos que compras en VINÇON (tienda de Barcelona, templo del diseño) y que rara vez utilizas porque son tan bonitos que te basta con mirarlos. Lo compras por su estética, no porque lo necesites o te sea útil (aunque tienen muchos otros artículos útiles y necesarios evidentemente)

El segundo concepto no se tiene en cuenta porque simplemente se desconoce. Nadie estudia los efectos de un plástico -por muy “verde” y reciclado que sea- en la salud de las personas. Un plástico reciclado es tan tóxico como un plástico virgen. Una madera con certificado fsc, barnizada con un barniz sintético (aunque sea al agua) sigue teniendo un componente de toxicidad para muchas personas.

De hecho, el eco-diseño es la forma natural de hacer las cosas… antes se le llamaba sentido común.

Es como se hacían las cosas hasta los años 60-70… todo duraba muchos años, los electrodomésticos no se estropeaban a los 3 años de uso, los motores de los coches funcionaban perfectamente durante años y años, la ropa no se encogía ni descosía, las bombillas no se fundían cada pocos meses y los muebles se heredaban durante 3 o 4 generaciones. Nuestros abuelos y bisabuelos eran ecologistas sin saberlo y su huella era verde, no negra como la nuestra.



Ahora lo que se lleva es Ikea… perfecto si quieres cambiar de muebles cada 2 años porque ya te has aburrido, pero calcula lo que eso le cuesta a la Naturaleza… bosques que desaparecen, fábricas contaminantes (sí, dan trabajo a las personas, pero se puede hacer lo mismo sin contaminar y sin explotar), montañas de desperdicios (no, no se recicla todo lo que tiramos, solo un 10%), océanos llenos de plásticos… y más empresas para reciclar, limpiar, descontaminar, etc.

Nos hemos convertido en una sociedad de “usar y tirar” en vez de “respetar y conservar”.

El residuo es un invento moderno, el resultado de procesos industriales incompletos e ineficaces, es un error de diseño.

RESIDUO = ERROR DE DISEÑO
ESTO ES UN ERROR


Y ESTO ES UN CATASTRÓFICO ERROR

Hace ya unos años que me preguntaba a mi misma, por qué en vez de reciclar residuos no los evitábamos... la respuesta me llegó hace 1 año cuando estuve colaborando con una empresa comercial de gestión de residuos y vi el gran, gran, gran negocio que esto supone. Contratos cerrados y pactados previamente entre los ayuntamientos y empresas gestoras que ascienden a millones de euros anuales. No hay concursos públicos, no hay el "páseme una oferta que la estudiaremos", no interesa el producto que tú tengas aunque sea mucho mejor si no vienes "de parte de"... aquí lo único que cuenta es el negocio y el dinero que se mueve. 

En todas las gestiones que yo realicé para la empresa comercial, me encontré con lo mismo: la empresa gestora de residuos está asociada íntimamente (económicamente) con el ayuntamiento o consejo comarcal... vamos, que son socios. Más evidente, imposible.

Volviendo al eco-diseño...

En cada una de las fases del eco-diseño debe estudiarse el modo de minimizar al máximo los consumos energéticos, emisiones y contaminación. Deben evitarse las substancias peligrosas y tóxicas, buscando alternativas respetuosas, seguras y efectivas, tanto para el medio ambiente como para las personas.

Debe priorizarse la utilización de materiales reciclados, de este modo puede disminuir mucho la extracción de materias primas vírgenes.

También se debe prever que el producto sea reciclable y que realmente se recicle, al final de su vida útil.

Deben ser productos con una alta durabilidad, con posibilidad de ser reparados fácilmente y en algunos casos, preparados para poder ser actualizados sin tener que cambiarlos por otros nuevos.

Estos parámetros son aplicables absolutamente a todo… edificios con todos sus componentes, vehículos, mobiliario, ropa, electrodomésticos, objetos decorativos, textiles, etc.

Para llamar ecológico a un producto, debe incorporar como mínimo más de un 50% de los parámetros antes citados.

Todo producto, objeto u obra que no cumpla estos parámetros no es un diseño ecológico, ni sostenible para el planeta y hay infinidad de ejemplos de esta estafa que es simplemente una gran campaña de marketing.

ESTO ES GREEN-WASHING, PURO MARKETING... UNA PLANTA HACE EXACTAMENTE LO MISMO SIN TENER QUE ENCERRARLA


No es ecológico todo lo que se auto-denomina eco-diseño… hay poquísimos productos 100% eco. La mayoría de los que se venden como eco-diseño, lo único que hacen es incorporar algún elemento “verde” o el colmo de los colmos y de la desfachatez es llamar verde a un producto que simplemente utiliza cartón reciclado en su embalaje (hay infinidad de ejemplos).

Ejemplo: a un objeto que sirve para compactar latas de bebida, no se le puede llamar ecológico solo por el uso que tiene (disminuir el volumen de residuos)… si está hecho con plástico o pvc, si se ha fabricado en China y ha recorrido miles de kilómetros para llegar a nuestras tiendas, si el precio es 100 veces superior al de fabricación, si no se puede reparar, si la fábrica que lo ha hecho contamina las aguas al verter los subproductos… NO ES UN PRODUCTO ECOLÓGICO… si tuviésemos que puntuarlo, quizá tendría un 5% de eco.

Aquí os dejo, sin duda, el mejor documental sobre la verdadera historia de la sociedad consumista en la que vivimos. OBSOLESCENCIA PROGRAMADA. Os sorprenderá.





Comprobaréis que el eco-diseño era la forma natural de hacer las cosas, hasta que alguien decidió cambiarlo todo y contaminar a la sociedad con el virus del consumismo. Esta élite en el poder, creó estrategias de control social para que las masas consumiesen sin parar con el único fin de generar más consumo y por lo tanto, más dinero y más riqueza… para ellos, claro está.

Pero lejos de buscar culpables y víctimas, os invito a profundizar en esta reflexión: ¿quiénes son los responsables de haber llegado a esta situación? ¿los que nos han tentado creando estrategias para conseguir sus objetivos… o los que han caído en la trampa? Por mi parte, creo que la responsabilidad es compartida al 50%

Como solía decirme mi padre cuando le pedía algo que él no consideraba de vital importancia para mi… “contra el vicio de pedir, está la virtud de no dar”

Si alguien te está pidiendo insistentemente (a través de la publicidad) que cambies tu móvil cada año y tú lo haces… ¿Quién es el responsable?

El día que hayáis envenenado el último río, abatido el último árbol y asesinado el último animal, os daréis cuenta de que el dinero no se puede comer. Proverbio indígena